“Los propósitos eternos de Dios” Comisión de Aseo en Conferencia

Ver al Señor en medio de la dificultad en ocasiones parece ser imposible, trabajar a él sin condiciones en medio de la lucha es un desafío. La centésima décima conferencia anual de la iglesia Metodista Pentecostal de Chile no es una excepción para ver los planes de Dios obrando a favor de sus hijos.

Una de las comisiones que trabaja silenciosamente, en muchas oportunidades sin el reconocimiento necesario, es la de Aseo a cargo del pastor Arturo Díaz y Luis Bórquez, siervos del Señor que reclutaron al personal que trabaja en Conferencia a través de una lista voluntaria en la que cada hermano que sentía el deseo de participar podía inscribirse.

Conforman esta comisión un total de 15 hermanos, los que se deben preocupar de la higiene de los baños y la limpieza de los pasillos, comedores y lugares de sesiones. Dentro de esta comisión se encuentran dos hermanos, a través de sus palabras y hechos han confirmado que para servir al Señor en cualquiera sea la labor no existe excusas, falta de experiencia o enfermedades ya que el amor al Señor es mucho más fuerte que cualquier situación externa.

Los hermanos Karin Zuñiga y Osiel Cárdenas relataron su experiencia en la labor que realizan en la Conferencia. La hermana Karin hace un año conoció al Señor, por lo que Conferencia es una experiencia nueva para ella. Según lo describe, este trabajo ha sido una labor sacrificada, sin embargo tremendamente gratificante, en la que ha sentido la sabiduría, gracia e inteligencia que Dios le ha otorgado para cumplir en Aseo.

Luego de largas jornadas de trabajo es indudable que el cansancio se hace sentir, aun cuando lo  realizado sea para Señor, la diferencia radica en que las fuerzas y el sustento provienen de él. Con esta ofrenda los hermanos demuestran la gratitud que sienten hacia Dios, por salvar sus vidas, por su perfecto Amor y por su eterna misericordia.

“…. Yo con un año en el evangelio me he dado cuenta que como seres humanos somos débiles, que nos cansamos pero que tal como dice el himno Nº85, debemos proseguir en el camino del Señor firmes y adelante”.

Por otro lado el hermano Osiel se encuentra en una condición de discapacidad producto de una artritis que le produce pérdida de la fuerza en sus extremidades inferiores, además, tiene una afección en el cerebro que, de acuerdo a lo que le han dichos los médicos especializados en el área, su esperanza de vida es de 4 a 7 años de vida. Sin embargo esto no es un pretexto para servir al Señor, ya que con mucha disposición pidió a los organizadores participar en esta comisión, porque para él todo lo que se realice en la obra de Dios es una bendición.

“… yo no vengo con la condición de pedir una sanidad al Señor, yo le vengo agradecer ya que con esto me siento útil y de esta forma yo solo quiero conseguir que el Señor me mire y se agrade de mi”

Las razones para alabar a Dios son múltiples, él no cambia a pesar de la circunstancia, aún cuando la dificultad a la que se enfrente sea la peor de la vida, Dios es fiel, misericordioso y esto debe ser razón suficiente para alabarle.

“porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos” (Isaías 55: 8-9).


Corresponsal Fabiola Moya / Felipe Acevedo

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Impactos: 381

Los comentarios están cerrados.